El Santuario




Desde el día 6 de enero de 1929, fecha de colocación de la primera piedra, el Santuario ha pasado por diferentes alternativas. Las obras de remodelación de los exteriores y la ambientación interior del Santuario de Santa Teresita se iniciaron el día 1 de abril de 1987.

El campanario

Símbolo de la presencia de una comunidad de fe en medio de la sociedad, está situado en la confluencia de todas las calles del enclave.
Tiene una altura de 33 metros. Más que una masa compacta, propia del pasado, es algo abierto, transparente, que permite ver el cielo a través de él. La cubierta, que corona el campanario, simboliza la ayuda, la protección, el cobijo.
Accediendo por la puerta de la Plaça de les Missions, se desciende hasta un atrio ancho, lugar de información de las actividades del Santuario y de la parroquia de Santa Teresita.
A la derecha, la antigua capilla dedicada al Padre Palau que se convertirá pronto en el columbario del Santuario–Parroquia.
A la izquierda, la escalera que da acceso a la portería del Santuario y al lugar de acogida de los peregrinos. Aquí también se encuentra la librería-tienda de recuerdos teresianos.
En el centro, las puertas dan paso a la iglesia del Santuario:
En el interior se ha buscado expresar aquellos valores más íntimos ligados al Santuario y a la fe que lo sustenta. Se ha procurado transformar lo que fue una cripta en una iglesia luminosa, un espacio que invite a la celebración, a la contemplación, al agradecimiento y a la alegría.
Una vez dentro de la iglesia, centramos la atención en la capilla del Santísimo, las vidrieras, el altar mayor y el camarín. .

Capilla del Santísimo

A la derecha se encuentra la entrada de la capilla del Santísimo y dedicada a los padres de Teresina, los santos esposos Celia y Luis. El conjunto escultórico de los tres se encuentra al fondo de la capilla, Celia y Luis miran al sagrario en actitud orante mientras Teresita observa la expresión de su padre.
La sala central de la capilla es espléndida, acogedora. El revestimiento de madera noble le da una calidez especial. Simboliza la tienda de la alianza del Antiguo Testamento con el arca de las tablas de la Ley a su interior, camino de la tierra prometida. Ahora es la tienda de la comunidad cristiana que lleva la nueva arca de Cristo eucaristía en peregrinación hacia el hogar del Padre.
El techo de la capilla es una gran cúpula transparente en dos estratos.
La mesa del altar es de cristal con la plancha superior de madera. Conserva una reliquia de Luís y Celia.

Las vidrieras

A ambos lados de la nave de la iglesia encontramos las vidrieras, alegorías teresianas, obra de Pere Valldepérez.

A la derecha:
Espíritu misionero, simbolizado por la paloma blanca, el Espíritu Santo. Su aliento se extiende sobre toda la tierra. Las llamas de fuego evocan la urgencia misionera de Teresita.
Yo seré el amor.
La barca.
El águila.

A la izquierda:
Mi nombre.
Escritora.
Martirio. El sueño de su juventud.
Rosas. La rosa es el símbolo del amor.

El altar mayor

Se encuentra en el centro del crucero de la iglesia. La luz nueva de cada día, que nos ofrece el mundo exterior, ilumina el altar.
Un doble apoyo de cristal, que simboliza el alfa y la omega (Cristo principio y fin), sostiene la mesa de madera, la nueva arca de Cristo eucaristía.
Mirando a la izquierda, la presencia de Jesús eucaristía en el Sagrario.
El vitral de la izquierda representa el escudo del Carmen con el nombre de María. El vitral de la derecha, la eucaristía.
Al otro lado del crucero, María de Carmen espera nuestra veneración filial. Los dos iconos o murales a su lado nos inspiran la plegaria del arcángel Gabriel.
A su lado, las vidrieras nos recuerdan la devoción de Teresita a santa Cecilia y a la Virgen María.
El ambón de la Palabra, apoyado sobre cristal, casi imperceptible, evoca los misterios de la fe y su capacidad de actuar por encima de causas o razones materiales.

El camarín

Antes de llegar al camarín, encontramos a ambos lados de la iglesia: la sacristía (parte izquierda) y el lugar de las ofrendas (parte derecha) con un acceso al Santuario al mismo nivel.
El camarín es el espacio más entrañable del Santuario. Un espacio luminoso presidido por ella, apto para el reposo y la plegaria. Una invitación no tanto a admirarla desde la lejanía sino a imitarla cordialmente. Un espacio abierto también a un jardín natural (símbolo del paraíso).
El camarín fue inaugurado por el obispo de Lleida, monseñor Ramon Malla y Call, el día 1 de octubre de 1994, fiesta de la Santa. El ábside, totalmente de cristal y abierto al exterior, proporciona una luminosidad peculiar.

La imagen de Santa Teresita

Ocupa un lugar de privilegio en el Santuario. En medio del nuevo camarín se encuentra la imagen tallada en madera policromada.
La imagen es de una expresividad poco frecuente. Alta y esbelta, desprende un aura de proximidad y de acogida entrañables. Exhala ternura y bondad. De sus manos caen las rosas como recuerdo que Teresa, desde el cielo, continúa haciendo el bien sobre la tierra.
Su mirada es uno de los elementos característicos de la escultura. Ojos, labios y manos son expresión de la misericordia de Dios.
Las nubes que rodean la tierra, sobre la cual se eleva Teresa, simbolizan la presencia constante de Dios en el mundo mediante sus santos. La talla es obra del escultor Claudi Ríos y Garric, discípulo de Josep Llimona. Fue inaugurada en 1947 para conmemorar el 50 aniversario de la muerte de Teresa. Desde entonces se venera en el Santuario.
La talla fue restaurada en 1994, así como la policromía. Las nubes de madera, cubiertas de rosas, fueron expresamente alargados por los lados y por la parte inferior.

El jardín

Juntament amb la talla de Teresa, el jardí exterior mereix una atenció especial. Hi destaca la llum, l’obra primera de la creació: la vegetació evoca el jardí de l’Edèn, el Paradís. Junto con la talla de Teresa, el jardín exterior merece una atención especial. Destaca la luz, la obra primera de la creación: La vegetación evoca el jardín del Edén, el Paraíso.

He aquí el simbolismo de los árboles del jardín:
* El laurel recuerda la victoria de los santos.
* El olivo es signo, por la abundancia de sus frutos, de prosperidad y de paz.
* Los cipreses se elevan mirando el cielo. Son símbolo de acogida, reposo, bienestar y trascendencia. Hacen referencia a Dios como plenitud.
* La hiedra, de hojas verdes y relucientes, con sus raíces se agarra pared arriba. Simboliza la vida del cristiano que necesita de Alguien a su lado para escalar las cumbres de la santidad.
* Las rosas, símbolo del amor desinteresado e incondicional. La rosa en el pensamiento, en los labios y en el corazón de Teresita.

El lugar de las ofrendas

El día 12 de mayo de 2001, coincidiendo con la fiesta de las rosas, la fiesta de santa Teresina en primavera, tuvo lugar la bendición e inauguración de la entrada al Santuario al mismo nivel por la calle Antoni Bergós, con la incorporación de la rampa y el espacio para las ofrendas.

Saliendo hacia la calle Antoni Bergós y desde uno de los tramos de la rampa, se puede admirar la hoja de pared exterior con las tres cerámicas que recogen pensamientos de santa Teresita.

Antes de la salida a la calle se encuentra el conjunto escultórico de santa Teresita con sus padres Celia y Luis





Santuari Santa Teresa de l'Infant Jesús - Carmelites Descalços
Plaça de les Missions, 1 - 25006 LLEIDA
Tel.: (+34) 973 268 038
lleida@carmelcat.cat


disseny: E. Masdeu - Badalona