Lluvia de Rosas

Es el órgano de difusión de la espiritualidad de santa Teresa del Niño Jesús y de los místicos del Carmelo, además de un medio informativo de la vida eclesial y carmelitana. Es una publicación al servicio del Evangelio y de la cultura. También se hace eco de las actividades del Santuario. Se publicó por vez primera el año 1923, en ocasión de la beatificación de Teresa.


Último número publicado:
Septiembre - Octubre de 2019



SUSCRIPCIONES

Editorial

Sequedad espiritual

Es muy común en la vida cristiana pasar por etapas de abatimiento, de se- quedad o de desconsuelo. Y una de las primeras reacciones de la persona es achacarlo a la falta de fe. Es una tentación inmediata y seductora, pero ligera y superficial.

Es mucho más sensato pensar que Dios en esa situación ha comenzado a sacudir nuestro conformismo, aquello de «ir tirando», para que se produzca una reacción contraria. Él se preocupa por nosotros. Es más acertado pensar que Dios nos presiona para que demos un paso de gigante en nuestra fe en Él. Dios se interesa por nuestra madurez humana y espiritual. Es mucho más evangélico considerar que Dios quiere hacernos descubrir algo nuevo sobre Él. Busca una relación de mayor intimidad con nosotros.

Entonces la persona creyente pone los ojos no en su situación actual, en apariencia negativa, sino en Él. Este tiene que ser el primer triunfo de la per- sona porque el cambio de actitud está en sus manos. Es cuestión de no ceder a lo más fácil, sino de arriesgar por lo mejor. Y Dios siempre será lo mejor. Si alguien puede superar nuestra mediocridad, si alguien puede llevarnos a ahon- dar en lo que Dios es y a aumentar en su amor, ese alguien es Dios mismo.

Teresita es una buena y experta maestra en el tema. Cuando habla en el Manuscrito B 5r de las águilas y el pajarito, afirma con una vigorosa ternura:

«Sabe que más allá de las nubes su Sol sigue brillando y que su resplandor no puede eclipsarse ni un instante.»

«Y si el Astro adorado sigue sordo a los gorjeos lastimeros de su criaturita, si sigue oculto..., pues bien, entonces la criaturita seguirá allí mojada, aceptará estar aterida de frío.»

O cuando se extraña de su incapacidad para rezar el rosario y meditar los misterios de Jesús, o cuando se siente totalmente reseca por dentro, echa mano del Padrenuestro y del Avemaría recitados lentamente, poniendo toda su fe en las palabras que dice:

«A veces, cuando mi espíritu está tan seco que me es imposible sacar un solo pensamiento para unirme a Dios, rezo muy despacio un “Padrenuestro”, y luego la salutación angélica. Entonces, esas oraciones me encantan y alimen- tan mi alma mucho más que si las rezase precipitadamente un centenar de veces...» (Manuscrito C 25v).

De la persona, un pequeño tanto por ciento: su fe y su esperanza en Dios. De Dios, el resto: un amor que libera y pacifica.

Santuari Santa Teresa de l'Infant Jesús - Carmelites Descalços
Plaça de les Missions, 1 - 25006 LLEIDA
Tel.: (+34) 973 268 038
lleida@carmelcat.cat


disseny: E. Masdeu - Badalona